Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos


  Inicio » Catálogo » Fuera de colección » Mi cuenta  |  Ver cesta  |  Realizar pedido   
Autores
Años
Colecciones
Clásicos contemporáneos
Correspondencias
Cosmópolis
e-Pretextos
El pájaro solitario
Ensayo
Filosofía Clásicos
Filosofías
Fuera de colección
Hispánicas
Índika
La cruz del sur
La cruz del sur / Antologías
La huella sonora
Narrativa
Narrativa Clásicos
Narrativa Contemporánea
Poesía
Poéticas
Pre-Textos de Arquitectura
Textos y Pretextos
Recorridos
Aforísticamente
Cuentos y relatos
Diarios y cuadernos
Ecos de la Gran Guerra
Ellas cuentan
Entre iguales
Epistolarios
Escénicas
Las poetas
Los bilingües
Los Nobel
Los Premios Reina Sofía
Memorias
Ópera Prima
Plásticamente
Pre-Textos Alemanes
Pre-Textos Árabes
Pre-Textos Argentinos
Pre-Textos Británicos
Pre-Textos Centroeuropeos
Pre-Textos de Cine
Pre-Textos Irlandeses
Pre-Textos Italianos
Pre-Textos Mexicanos
Pre-Textos Portugueses
Pre-Textos Rumanos
Pre-Textos Rusos
Primeros Capítulos
Vidas Contadas
Voces del exilio español
Búsqueda Rápida

La 'Búsqueda Rápida' busca tanto en los títulos como en las descripciones de los libros. Para buscar exclusivamente en los títulos use la:
Búsqueda avanzada
Robert Louis Stevenson
10.52€


Autor: G. K. Chesterton
Traducción: Aquilino Duque Gimeno
Año: 2001
ISBN: 84-8191-397-9
Nº de edición:
Encuadernación: Rústica
Formato: 21x14 cm
Páginas: 96
Recorridos: Pre-Textos Británicos
Disponibilidad:
*** Temporalmente NO DISPONIBLE en nuestra web ***







Toda la vida de Stevenson está condicionada por una cierta complejidad que cierta ternura por la lengua inglesa nos veda llamar compleja. Era una especie de paradoja, en cuya virtud estaba él a la vez más y menos protegido que otros hombres, como alguien que cruza los caminos más salvajes del mundo en un carromato cubierto. Fue a donde fue en parte porque era un aventurero y en parte porque era un inválido. Por esa suerte de claudicante agilidad, cabe decir que ha visto a la vez muy poco y demasiado. Fue acaso un viajero natural, pero no fue un viajero normal. Nadie lo trató nunca como normal del todo, que es la verdad oculta en la falsedad de los que se mofan de su puerilidad como si fuera un niño mimado. Era valiente, y con todo tenía que estar protegido frente a dos cosas a un tiempo, su fragilidad y su valor. Sin embargo, él mismo reconoce que su autodescripción como vagabundo con los dedos azulados por un camino invernal es una descripción ideal, pues era exactamente la clase de libertad que nunca podría tener. Sólo podía ser transportado de un paisaje a otro paisaje, o incluso de una aventura a otra aventura. Hay desde luego una curiosa idoneidad en la bonita sencillez de aquella canción infantil suya que decía "Mi cama es una barquita". A lo largo de todas sus variadas experiencias su cama fue una barca y su barca fue una cama. Panoramas de palmeras tropicales y naranjales californianos pasaban sobre aquella yacija móvil como la larga pesadilla de las paredes del cuarto de los niños. Pero su valor real no se dirigía tanto hacia fuera, hacia el drama de la barca, como hacia adentro, hacia el drama de la cama. Nadie sabía mejor que él que nada es más terrible que una cama, puesto que siempre está en espera de ser un lecho de muerte.
G. K. Chesterton

Érase una vez un hombre prolífico como pocos con la pluma, moralista, cultivador del nonsense, mordaz, paradójico, radical, juguetón, polemista infatigable, ferviente defensor de la familia, la iglesia y el pub y enemigo acérrimo de burócratas, hombres de negocios, políticos y filántropos, que fuera denostado por algunos (en términos poco literarios) y por muchos ensalzado (sobre todo en términos literarios). Aquel hombre constituía además una curiosidad por su portentosa corpulencia y por su conversión al catolicismo en un país, Inglaterra, donde hacerse de ese credo puede parecer, más en alguien como él, casi una provocación. Se llamaba Gilbert Keith Chesterton, G. K. C. para los amigos: toda una fábula.

G. K. Chesterton (Londres 1874 - Beaconsfield 1936) fue un virtuoso del estilo que, con mayor o menor fortuna, tocó casi todos los géneros literarios, creando un universo que sorprende ante todo por su inmensidad: más de cien títulos, entre obras y recopilaciones de escritos dispersos.

+ Noticias, informaciones y reseñas relacionadas con este libro
Comentarios
Lectores que compraron este libro, también han comprado:
El ojo pineal. El ano solar. Sacrificios
El ojo pineal. El ano solar. Sacrificios
La conducta de la vida
La conducta de la vida
Conversaciones
Conversaciones
Artaud
Artaud
Memoria de los poetas de los lagos
Memoria de los poetas de los lagos
La monja alférez
La monja alférez
Síguenos en facebook
Compras ms
0 libros
Autor

Noticias sobre el autor
Otros libros del autor
Díselo a un Amigo
 

Envía esta página a un amigo con un comentario.
Novedades ms
Emisarios
Emisarios
13.00€
Información
Aviso Legal
Política de Privacidad
Condiciones Generales
Guía para comprar
Aceptamos