Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos

«Es el verbo tan frágil» de Sandra Santana


comunicaciones-borras.jpg

Esta tarde presentamos un libro singular. Y quisiera subrayar dicha rara condición porque tengo para mí que se erige desde Es el verbo tan frágil como una suerte de libro único en el panorama de la última poesía en español. Ya desde la, a mi juicio, premeditada ambigüedad que avanza su título puede colegirse que nos enfrentamos a un poemario difícilmente entomologizable.
Creo que es un libro nada encasillable, aunque logren detectarse algunos flujos subterráneos que lo puedan emparentar más con ciertas inquietudes, en lo que a política poética respecta, que con otros poetas en concreto de su misma generación. Y creo que no es nada encasillable porque no cumple con ninguno de los requisitos que ha venido imponiendo el protocolo de una nueva retórica poética más anclada en determinadas líneas de fuga de la tradición poética anglosajona, que atenta al pulso y respiración que impone de modo natural una mirada propia sobre la realidad o el hecho poético en sí mismo, tanto da. Cuando uno ha acabado de leerlo concluye en que nuestra dignidad no está en lo que hacemos, sino en lo que comprendemos.
Es como si en el libro de Sandra Santana se inaugurase una nueva mirada o, para decirlo con palabras juanramonianas, se reviviese abreviadamente la historia completa de la poesía. Es tan frágil el verbo puede leerse fragmentariamente desde la perspectiva de los distintos poemas que lo componen o como un solo poema jalonado en distintas, digamos, estancias, que distribuyen su sentido, la unidad de sentido de la que parte de modo caleidoscópico y, por paradójico que suene, unívoco. O para decirlo de otra forma, cada una de esas estancias lleva engastado un enunciado en torno al que oscila el sentido del poema. Y dicho enunciado es además como una suerte de carga de profundidad, por cierto, nada aforística ni sentenciosa y sí enunciativa de lo que va a ser su ulterior desarrollo en pos de su unidad de sentido. (más…)