Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos

Yolanda Pantin: Premio Poetas del Mundo Latino “Víctor Sandoval”


pantin-sandoval-p.jpg

La poeta venezolana Yolanda Pantin recibirá el Premio Poetas del Mundo Latino “Víctor Sandoval”, otorgado por el Seminario de Cultura Mexicana.

El Seminario de Cultura Mexicana es una institución que tiene como objetivo promover la actividad científica, filosófica y artística, así como también se da la tarea de difundir la cultura de México en todas sus manifestaciones, tanto en México como en otros países. Tiene su sede en la Ciudad de México y cuenta con más de sesenta corresponsalías. Con presencia en veinticinco entidades federativas y algunas ciudades de España, Estados Unidos y Latinoamérica, la institución organiza conciertos, exposiciones, presentaciones de libros, mesas redondas, coloquios y todo tipo de actos culturales.

El premio, instaurado en 2007, ha sido otorgado a autores como Juan Manuel Roca Rubén Bonifaz Nuño, Antonio Cisneros, Ledo Ivo, Juan Gelman, Joan Margarit, Alí Chumacero, Eduardo Lizalde, Hugo Gutiérrez Vega y José Emilio Pacheco, Nuno Júdice o Francisco Hernández.

El galardón será entregado en el marco del Encuentro de Poetas del Mundo Latino que suele realizarse entre los meses de octubre y noviembre, y que tiene por sedes Ciudad de México, Aguascalientes y San Luis de Potosí.

Yolanda Pantin es autora de una decena de libros de poesía y su obra ha sido recopilada en País. Poesía reunida (1981-2011) (Editorial Pre-Textos).

+ Ver información detallada del libro País. Poesía reunida (1981-2011) de Yolanda Pantin

El pasado no está nunca terminado


Por Gustavo Guerrero, Letras libres.

Una de las principales virtudes de País es la de ofrecer a la vez un exhaustivo recorrido por la obra poética de Yolanda Pantin (Caracas, 1954) y un conjunto de referencias indispensables para entender la evolución de la poesía venezolana en las tres últimas décadas. Lo uno no va aquí sin lo otro, como un signo fehaciente de la fuerte representatividad de una poeta en cuyos versos se han ido reconociendo, con los años, las inquietudes, los logros y los fracasos del lenguaje de la tribu, esa suma de particularismos y sensibilidades que le dan forma y sentido a una tradición…

Leer la reseña completa aquí

Una vida de poesía


Por Redacción, El Universal.

Yolanda Pantin (Caracas, 1954) no se esperaba la recopilación de todo su trabajo poético por la editorial española PreTextos. País (poesía reunida 1981-2011) se encuentra en las librerías de la nación europea desde julio. Es algo que aún le sorprende, que no termina de asimilar. Casi 900 páginas que muestran la evolución de su discurso, que también puede ser la memoria de una vida y de un país…

Leer la reseña completa aquí

Yolanda Pantin o la Épica del Desdoblamiento


Por Antonio López Ortega, El Nacional.

El siglo XX venezolano fue prodigioso en formas y hallazgos poéticos. Desde la prosa visionaria de Ramos Sucre –un adelantado a todas las épocas– hasta los grupos y escritores que emergieron en los últimos lustros, la poesía venezolana no sólo se hizo moderna sino que también contemporanizó con las otras del continente hispanoamericano, aportando un marcado acento de originalidad y rigor expresivo. Se cuentan con admiración los grupos, las revistas, los manifiestos, las posturas estéticas que fueron esculpiendo el siglo verbal…

Leer la reseña completa aquí

Un hueso duro de roer


pantin-cubierta.jpg

(presentación de País, Poesía reunida 1981-2011 de Yolanda Pantin/
9 de julio 2014/Librería Lugar Común, Caracas, Venezuela)

Gina Saraceni

El país es un hueso hueco por donde pasa la poesía. La poesía atraviesa el hueso e intenta comprender el hueco: le toca la falta (que es una disonancia, una arruga sonora). El país que la poesía escribe, el país que Yolanda Pantin escribe es una lengua que ha perdido materia y sangre y se quedó en el hueso. Una lengua en el hueso es el país de la poesía.
Este País: “tu país”, “que nos parió”, “irreconocible”, “el soñado”, “ya tajado”, casa, catástrofe, caballo, reino, ruido, infancia, jardín, pantano, madre, murciélago, secreto, miedo, “el orden exigido”, vivero, desgracia, pueblo, bromelia, belleza, “niños en la playa”, desierto, daño, Turmero, lobo, “orden escindido”, raíz, hambre de cabezas, historia, haras san Pablo, mandato, fuga, mapa, luto, amor, París, “algunas mujeres a las diez de la mañana”, Lelio Catleya Jimena, los mayores, “borde incierto”, orfandad, testimonio, tropa, venganza, “el más huraño de los niños”, patria, miedo, herida, “triple coronado”, pajarito, inocencia, exilio, nuestros muertos, “pueblín”, lengua, destrozo, padre, poesía.
Este País decía, es un “lugar que se prueba” y el libro que hoy celebramos es la comprobación de la existencia de la poesía como un lugar que se prueba con el lenguaje: un lenguaje que solo garantiza el hueco que lo perfora, el ruido que producen las palabras cuando intentan decir las cosas. Y qué es el poema sino “un modo del lenguaje” (Ranciére)? Este País tiene “la palabra volcada de revés”, la lengua en el hueso, lo que significa, no solo que la lengua ha perdido toda plenitud de significación y está cerca de la mudez y el silencio, sino también, que su interés es hacer hablar el hueso de la experiencia -individual, colectiva, poética- y ser testigos de la vida y de la historia.
La poesía se vuelve una forma de arqueología que lee en las ruinas y en los huesos del pasado el rastro de lo no revelado, lo incomprensible, lo que quedó sin relato: “Hay que escarbar, arrancar pedazos de tierra al borde del río, del montículo, buscando, buscando….” dice un poema de Yolanda. Y su País, este País que es la historia de su poesía, se arma a través de una búsqueda hacia dentro de la tierra y de la sangre, del afecto y lo común, buscando comprender lo real que nos atraviesa, el “presente duro” que entra en la poesía como un ruido y abre una grieta en la palabra: “es preferible el silencio a las bellos edificios de las palabras que caen”.
Este País, el País que Yolanda Pantin escribe, nos habla de “lo que hay de imposible en el lenguaje”, de aquello que el lenguaje no puede decir, del balbuceo de un niño que, desde Casa o lobo hasta 21 caballos, escarba en su lengua un idioma para expresar lo “extraño” que lo rodea y que solo se puede decir de lado, con el lenguaje al lado pero no dentro del lenguaje. La poesía como una lengua secreta y del secreto es la lengua de este País. La poesía como un cuerpo que se “desnuda profundamente” y “muestra la carne, la piel del antebrazo jamás expuesta”, el hueso que sostiene y articula las cosas pero que nadie ve, que nadie dice. La poesía como “el ojo que oye”, como una lengua que “ve y oye a través de las palabras, entre las palabras, (…) lo que se oculta detrás” (Deleuze 1997: 9); el poeta como aquel “que se esfuerza por llevar lo que debe decir hasta su extremo concebible y expresable” (Brodsky 2006: 171) y que se desgarra los tímpanos en el intento de registrar las disonancias y estridencias de la experiencia: “las palabras chorrean su desquiciada inconsistencia”, “crudas en el oído”.
Este País se enuncia palabras “a golpes desprendida”, que “no alcanza más que a golpear”: “golpes de pico y pala” son los que el poeta le da a la lengua mayor buscando un idioma que señale otro modo de significar la realidad, oblicuo, opaco, enrarecido, animal; un estado intensivo de la lengua que “pruebe” otro estado del país, que ensaye otras conexiones, relaciones, vínculos entre los seres que lo pueblan. Un país de la intensidad expresiva y afectiva como un modo de intervenir los acuerdos sobre el sentido y proponer otros modos de la significación que hacen aparecer otros cuerpos, otras voces, otras historias, otros materiales de la cultura. La poesía entonces como una política mínima, y en el País de Yolanda Pantin, -escritura no obra-, lo mínimo es un modo de lo político donde “las graciosas figuraciones de oso, de lobo, de tigre” son el grado animal de la lengua: formas de turbar y perturbar el lenguaje, de hacerle perder la razón. La poesía trama otro país, otra trama de país donde la lengua dice lo que “no se deja escribir de la escritura” (Deleuze): “¿cómo llamar el sitio de la pena?”, ese hueco que la atraviesa como la cavidad al hueso pélvico. Un hueso duro de roer, “hueso de interrogación”, agujero que sostiene el país de la poesía donde “nada es cierto” salvo el fracaso del poema. Pero allí donde la palabra se rompe y acecha lo oscuro, queda la lámpara que el padre hizo “con lágrimas de hombre” y su luz herida es la pertenencia del poeta: un lugar que se prueba con los huesos. Y País es la prueba de ese lugar que relincha como el caballo de la infancia y al que no podemos regresar.

9 de julio de 2014

País de Yolanda Pantin


País. Poesía reunida (1981-2011) de Yolanda Pantin

NOVEDAD EDITORIAL MAYO 2014

País. Poesía reunida (1981-2011) de Yolanda Pantin

COLECCIÓN LA CRUZ DEL SUR

YOLANDA PANTIN (1954) es actualmente una de las más importantes poetas venezolanas. También ha sido dramaturga, ensayista, autora de libros infantiles y editora. Cursó estudios de Letras en la Universidad Católica Andrés Bello. Cofundadora del grupo literario Tráfico en 1981 y de la editorial de poesía Pequeña Venecia en 1991. Ha sido invitada a encuentros de poesía y congresos de literatura en Alemania, Argentina, Colombia, España, Estados Unidos, Francia, Guatemala, Holanda, Israel, Italia, México, Perú, Portugal, República Dominicana y Uruguay. En 1989 recibió el Premio Fundarte de Poesía. Ha sido becaria de la Fundación Rockefeller y de la Fundación Guggenheim.
Su obra poética comprende los libros Casa o lobo (1981), Correo del corazón (1985),La canción fría (1989), Poemas del escritor (1989), El cielo de París (1989), Los bajos sentimientos (1993), La quietud (1998), La épica del padre (2002), Poemas huérfanos (2002), El hueso pélvico (2002), País (2007) y 21 caballos (2011). Coautora del libro El hilo de la voz. Antología crítica de escritoras venezolanas del siglo XX (2003), uno de los más importantes estudios que sobre literatura femenina se ha hecho en Venezuela.

+ Información detallada del libro

+ Descargar dossier de prensa completo en pdf

+ Descargar imagen de cubierta (jpg en alta resolución)