Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos

Los sentidos de Walden de Stanley Cavell


Los sentidos de Walden de Stanley CavellNOVEDAD EDITORIAL SEPTIEMBRE 2011
Los sentidos de Walden de Stanley Cavell

COLECCIÓN ENSAYO

¿Cree el autor de Walden realmente que el modo en que llevamos nuestros asuntos redime su mediocridad exterior, que, por ejemplo, podríamos encontrar nuestro Walden en el cajero de un banco, o conduciendo un taxi, o manejando un martillo pilón, o vendiendo seguros o enseñando en la escuela? Dando por sentado que es improbable que encontremos nuestro Walden merodeando por las cercanías de Concord, Massachusetts, ¿no sería deshonesto sugerir que podría encontrarse en cualquier lugar por distinto que sea? ¿Es nuestro modo de vida lo que desprecia, o la vida humana como tal? ¿Desdeña sólo los gobiernos, o la necesidad y capacidad humana para la sociedad humana en su conjunto? ¿Es el modo en que tratamos nuestros cuerpos lo que los vuelve feos para él, o le repele la existencia misma? Cada una de esas preguntas tiene respuesta, demasiadas respuestas; la voz vacila y titubea con las palabras precisamente cuando habría de estar segura de sí misma. Creo que Thoreau expresa esto y asume que sus lectores conocerán también estas dudas.

+ Información detallada de Los sentidos de Walden de Stanley Cavell

+ Descargar dossier de prensa completo de Los sentidos de Walden de Stanley Cavell en pdf

+ Descargar imagen de cubierta de Los sentidos de Walden de Stanley Cavell

Stanley Cavell y «Los sentidos de Walden»


comunicaciones-ramirez.jpg

Comenzaré leyendo parte de un poema de Thoreau, pues considero que ilustra, en gran medida, tanto su filosofía como la de Emerson. Y que puede presidir muy bien las intervenciones que se vayan sucediendo a lo largo de la tarde.

CONCIENCIA

(…) Yo amo una vida de trama simple,
(…)
Un alma tan pura que ninguna conciencia enferma la ate,
Que no haga el universo peor de lo que lo encuentra.
Yo amo un alma cuidadosa,
Cuyas intensas penas y alegrías
No sean ahogadas en un cuenco,
Y revividas mañana;
Que viva una tragedia,
Y no setenta;
Una conciencia meritoriamente cuidada,
Riendo, no llorando;
Una conciencia sabia y firme,
Y para siempre preparada;
Que no cambie con los acontecimientos,
Procediendo con galantería;
Una conciencia ejercitada acerca
De todas las cosas, donde no pueda dudar.
Amo un alma toda de selva,
Predestinada a ser buena,
Pero fiel hasta la médula
Sólo a sí misma,
Y a nadie infiel;
Nacida para sus propios designios,
Sus propias alegrías y cuidados;
(…)
HENRY DAVID THOREAU (más…)