Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos

El año de la muerte de Pessoa


Por Juan Pablo Bertazza, Radar, Página 12.

A pesar de que él mismo, según sus cálculos astrológicos, pensaba que iba a ser reconocido como poeta en el año 2200, ahora, en 2015, al cumplirse ochenta años de su muerte, Fernando Pessoa ya es considerado sin dudas uno de los poetas mayores de todos los tiempos. Por supuesto habrá homenajes y eventos especiales en la ciudad de Lisboa, pero también en otras ciudades, y en Buenos Aires se puede ver una película –Paraíso, de Carlos Gindzberg– basada en su poema Tabaquería…

Leer la reseña completa aquí

Fernando Pessoa, plural de nadie


Por Martín López-Vega, El Mundo, El Cultural.

En 1983, José Luis García Martín publicó en la recordada colección “Los Poetas” de la editorial Júcar –esos tomitos amarillos que aún, con suerte, aparecen de cuando en cuando en las ferias de libro viejo y saldos; qué afortunados seríamos los lectores si algún editor hodierno se atreviera a una empresa semejante- un volumen dedicado a Fernando Pessoa que incluía un detallado prólogo y una generosa antología…

Leer la reseña completa aquí

Los alrededores de una ciudad que no existe


Por Beatriz Miralles, revista Detour.

Uno. Escribir para ausentarse.
Vicente Guedes. Bernardo Soares. Alberto Caeiro. Álvaro de Campos. Ricardo Reis. Fernando Pessoa crea una obra heteronímica, una especie de juego teatral hecho de las voces en las que se encarna en la escritura. Escribo que alguien escribe que, lejos de entender la escritura como dispositivo de integración del yo, el escritor portugués parece asimilarla como un ejercicio de producción de otredad…

Leer la reseña completa aquí

El libro soñado


Por José Ángel Cilleruelo, en El Ciervo

En algún momento de su desordenada vida laboral como corresponsal extranjero en varias empresas y de su tempestuosa vida mental como escritor, Fernando Pessoa (1888-1935) miró el ingente volumen de papeles manuscritos que los años y su indomable grafomanía habían reunido. Pensó que el libro soñado durante décadas -Pessoa soñaba libros sin cesar, pero siempre con la pluma en la mano- estaba ahí. Solo tenía que ordenarlo y coser unos con otros los cientos de fragmentos conforme a la idea que tenía de su libro.

Leer reseña completa aquí

Libro del desasosiego


Por José Antonio Castro Cebrián, LaJUnglaDElasLETras.

El Libro del desasosiego es una de las obras literarias más importantes del siglo XX. Obra maestra póstuma, retrato de la ciudad de Lisboa y de su retratista, se compone de cientos de fragmentos que oscilan entre el diario íntimo, la prosa poética y la narrativa, en un conjunto fundamental para comprender el lugar de Fernando Pessoa en la creación de la consciencia del mundo moderno…

Leer la reseña completa aquí

Fernando Pessoa. Vida de contables,


Por Juan Jiménez García, Revista Detour.

Hay libros que parecen estar escritos para la noche. Que solo pueden haber sido escritos de noche para ser leídos en esa misma noche. Hay libros sobre los que solo se puede escribir de noche. Hay un libro: Libro del desasosiego. Durante estos últimos cien años se ha escrito tanto sobre este libro que ya no queda ninguna palabra que decir. No mía al menos. Eso en el caso de que Pessoa no lo hubiera ya dicho todo en él, aun siendo un libro-misterio, un libro compuesto de fragmentos sacados de ese baúl mágico contenedor de su obra inédita (toda menos unas pocas cosas)…

Leer la reseña completa aquí

Clasificar lo desconocido. El desasosiego inacabable


Por Pablo Javier Pérez López, El Norte de Castilla.

Cuando en mayo de 1994 José Ángel Valente tuvo que dar una charla a propósito de Pessoa en Lisboa se centró en un pasaje de el “Libro del desasosiego” que reza así: “Los clasificadores de cosas, que son aquellos hombres de ciencia cuya ciencia consiste solo en clasificar, ignoran en general, que lo clasificables es infinito y por lo tanto no se puede clasificar. Pero en lo que consiste mi pasmo es que ignoren la existencia de clasificables desconocidos, cosas del alma y de la cociencia que se encuantran en los intersticios del conocimiento”…

Leer la reseña completa aquí

Libro del desasosiego: Mejor Pre-Textos 2014


Libro del desasosiego de Fernando Pessoa

Los lectores de Pre-Textos han escogido como
Mejor Pre-Textos 2014 el libro:

Libro del desasosiego de Fernando Pessoa (ver información detallada) con 112 votos.

La encuesta se ha llevado a cabo del 8 al 18 de enero de 2015 entre los lectores de Pre-Textos. Hemos recibido 361 preferencias que han sido recogidas tanto a través de la web de la editorial como a través de Twitter, Facebook y el correo electrónico. (+ Más informaciones sobre la encuesta) (más…)

Libro del desasosiego


Por Ricardo Martínez , Suma cultural.

“Sueñe lo que sueñe, siempre me quedo donde estoy” escribe Pessoa en este libro que, me temo, está condenado a ser eterno por cuanto no solo lleva manteniendo su perfecta vigencia para el pensamiento desde Maquetaci—n 1que ha sido escrito, sino que, con el pasar del tiempo, parecen ser más las voces autorizadas de los lectores que lo confirman.
Es un libro poliédrico, extenso e intenso. Es un libro hecho de sueños y de realidades concretas. Aquí parece que todo el ser humano (todo el interior del ser humano, pues él, el poeta, observa desde dentro) tiene lugar, tiene cabida. Al paso de su lectura, sea el pasaje que fuere (se trata de un libro elaborado esencialmente de pasajes, de fragmentos, si bien la conclusión es que se trata de un libro perfectamente unitario) cabe preguntarse si alguien, algún lector, podría llegar a plantearse: ¿pero, en verdad, podría decir que este fragmento, este pensamiento no hace alusión también a mí?…

Ver reseña completa aquí

Incesante Pessoa


Por Luis Antonio de Villena, El Mundo.

Fernando Pessoa (1888-1935) fue sin duda lo que llamaríamos un hombre raro. En momentos se creyó loco, atacado por una quadrofenia mayor u otras anomalías cerebrales. Pero si no estar loco es esencialmente controlar, Pessoa controló y la misma escritura que le inquietaba fue parte de su aliento. Era un poeta magnífico que resultó varios poetas y un gran pensador literario –fórmula acaso más accesible que filósofo- que resultó varios pensadores. O sea, un hombre plural como somos todos, pero que acertó con genio a mover esa pluralidad, a darle variedad y sentido…

Ver reseña completa aquí