Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos

El mal de la vigilia


Por Fernanda García Lao, Babelia, El País.

Hace 70 años nació en el pueblo peruano de Laredo uno de los poetas mayores del continente americano. Aunque un poeta —me corrijo— no es un lugar, sino una lengua; entonces: hace 70 años nació para el castellano el gran José Watanabe. Tuvo una vida tan fugaz como el hielo expuesto a los rayos que derretían su poema El guardián del hielo. “Ama rápido, me dijo el sol / Y así aprendí, en su ardiente y perverso reino / a cumplir con la vida”…

Leer la reseña completa aquí

Poesía completa de José Watanabe


Poesía completa de José Watanabe

REEDICIÓN EDITORIAL NOVIEMBRE 2013

Poesía completa de José Watanabe

COLECCIÓN LACRUZ DEL SUR

La poesía de José Watanabe (Laredo, 1946 – Lima, 2007) demuestra que “otro realismo” es posible. En su escritura, lo objetivo y lo subjetivo borran sus perfiles rigurosos para referirnos a una realidad nueva y súbita. Francisco Calvo Serraller (“Babelia”) equiparó los modos poéticos de Watanabe con la técnica del esgrafiado, que consiste en la superposición de dos capas de pintura de colores contrastados, sobre la que el punzón, al dibujar, revela el cromatismo oculto de la del fondo. De esta manera, la poesía reafirma lo que siempre fue: desvelamientos breves del mundo sobre el que caminamos o caza rápida de sus signos esquivos. Watanabe, hijo de padre japonés y madre peruana, supo procesar en su lenguaje (que tiende a un transparente rigor) y su forma de mirar (especialmente la naturaleza) sus herencias iniciales. Queda como uno de los más importantes poetas de Hispanoamérica.

+ Información detallada del libro

+ Descargar dossier de prensa completo en pdf

+ Descargar imagen de cubierta (jpg en alta resolución)

+ Ver todos los libros de José Watanabe editados por Pre-Textos

Perú: rama altísima de la poesía


comunicaciones-borras.jpg

A Teresa Velázquez

Empecé a sentir Perú cuando leí por vez primera la poesía de César Vallejo. Vallejo me llevó a Eguren, Eguren a Martín Adán y Emilio Adolfo Westphalen. Emilio Adolfo a Blanca Varela y a Javier Sologuren. Blanca y Javier a Jorge Eduardo Eielson y Carlos Germán Belli, y Carlos Germán a Antonio Cisneros. De Antonio di el salto a Eduardo Chirinos y de éste a Martín Rodríguez-Gaona, el más joven, por ahora, de los poetas peruanos del catálogo de la editorial Pre-Textos. José Watanabe me llegó solo, pues un poeta defiende su soledad, mostrando lo que en ella y únicamente en ella encuentra. Perú sin duda es y será un país de poetas, es decir, un país de solitarios.

María Zambrano dijo en Hacia un saber sobre el alma que escribir es defender la soledad en que se está; es una acción que sólo brota desde un aislamiento efectivo, pero desde un aislamiento comunicable, en que, precisamente, por la lejanía de toda cosa concreta se hace posible un descubrimiento de relaciones entre ellas. Es decir, que nadie, absolutamente nadie está solo en términos absolutos. La soledad es pésima compañía. Y dicha revelación nos señala que mientras haya dos solitarios en el mundo, por muy alejados que estén el uno del otro, ambos necesitarán comunicarse o, lo que es lo mismo, que la literatura y la poesía prevalecerán. Crean que mi labor como editor ha tratado, en la medida de mis posibilidades, de acercar esos dos mundos en apariencia alejados pero felizmente condenados a entrar en contacto: el mundo de los creadores y el de los lectores, anverso y reverso de una misma moneda. (más…)

José Watanabe, in Mmemoriam


comunicaciones-ramirez.jpg

Sirvan estas pocas palabras para rendir un escueto homenaje a la gran figura poética, ausente de entre nosotros desde hace poco, que fue y sigue siendo el peruano José Watanabe.
Cuando nos enfrentamos al mundo poético de José Watanabe, estamos de cara a uno de los más sólidos continentes poéticos de la poesía escrita en español. Hecho que comparte, a mi parecer, con el también tristemente desaparecido autor venezolano, Eugenio Montejo.
Uno de los poemarios de Watanabe que confirman tanto una poética singular, enraizada en tres tradiciones: la latinoamericana, la japonesa (era hijo de padre japonés y madre peruana) y la española, como a una de las voces más firmes y personales de la poesía hispanoamericana actual es, qué duda cabe, La piedra alada, sin menoscabo del resto de su obra. (más…)

José Watanabe, poeta


Por Javier Rodríguez Marcos, El País. España.

«Sé que es imposible explicar por qué un poeta escribe como escribe, pero estoy convencido de que el fraseo poético nace de nuestro modo de ser, no de los estilos literarios». José Watanabe anotó estas palabras en una suerte de poética personal a la que tituló, no por casualidad, Elogio del refrenamiento.

Leer recensión: jose_watanabe_poeta.pdf

Rómulo Bustos o la experiencia de lo sagrado


comunicaciones-borras.jpg

¿Quién es Rómulo Bustos?, se preguntarán muchos de ustedes. La misma pregunta que yo me formulaba hace escasamente dos años. Se nos dice en el prólogo de su libro Sacrificiales, que pertenece a una generación poética denominada “invisible”, a la que pertenecen dos de los poetas colombianos para mí más importantes de la última mitad del siglo pasado, Aurelio Arturo y Giovanni Quessep. Bustos comparte con sus compañeros de generación su rechazo de las retóricas altisonantes de cierta suerte de mesianismo muy caro a determinados poetas del mismo periodo histórico al que ellos pertenecen y del coloquialismo realista, la poesía social.
En ese territorio estético del que se pretende excluir el lastre del peor romanticismo, tanto en su vertiente más grandilocuente como en la más, digamos, populachera, va forjándose la obra de Rómulo Bustos.
Su poesía recoge, a mi parecer, el testigo del Octavio Paz más lúcido (“Las semejanzas entre la poesía y la experiencia de lo sagrado son algo más que coincidencias”, El arco y la lira) y se alimenta de otras tradiciones en las que la poesía y la religión no discurren por cauces separados, como el budismo o el taoísmo. La pretensión de Bustos es, en cierta forma, paralela a la de mi muy querido poeta José Watanabe (con quien tiene mucho en común) y persigue una desacralización de lo sagrado, identificado en nuestra tradición con el idealismo romántico, y una sacralización al mismo tiempo de lo impuro, identificado con el cuerpo, la materia. (más…)

El poeta peruano José Watanabe enseña el espiritu del ‘haiku’


El País. España

El taller muestra cómo se percibe la realidad a través de los poemas.
El poeta José Watanabe (Laredo, Perú, 1946), hijo de un inmigrante japonés, ha terminado su estancia en la Residencia de Estudiantes, de Madrid (www.residencia.csic.es) con la realización de un taller en el que han participado una veintena de jóvenes poetas sobre ejercicios desde el haiku, forma de poesía tradicional japonesa, y una conferencia sobre la racionalidad frente al haiku.

Leer recensión: el_espiritu_del_haiku.pdf

La piedra alada


comunicaciones-borras.jpg

En mi primer viaje a Perú, allá por el año 1994 me topé, de un modo totalmente inesperado, con un libro de versos cuyo título llamó poderosamente mi atención. Se trataba de Historia natural , de José Watanabe. Leí los poemas recogidos en aquel volumen con entusiasmo. Quedé deslumbrado y dicha experiencia de lectura me llevó a preguntar a las personas de mi entorno por el poeta . Todos coincidieron en señalar la importancia que tenía en el contexto de la poesía peruana del momento, pero también en que era un ser inabordable. Como quiera que ya estaba concluyendo mi visita a la capital peruana, decidí, si algún día regresaba, aplazar mi deseo de propiciar un encuentro con él. Volví tres veces a Lima y en ninguna de ellas pudo nadie darme sospechosamente la más mínima pista de cómo acceder a nuestro poeta. Tuve que esperar unos siete años a que un joven amigo peruano radicado en Madrid me diera su dirección electrónica y me animara a ponerme en contacto con José. No dudé ni un instante y le escribí un mensaje a renglón seguido a aquel, que, según opinión generalizada, era una suerte de intratable huraño retirado en su torre de marfil. No se hizo esperar su contestación. Casi a vuelta de correo me respondió con gran afabilidad. En ese momento se empezó a trabar nuestra vinculación amistosa y editorial. Más no puedo decir, salvo expresar mi agradecimiento a José Watanabe por habernos confiado la edición de su más reciente libro La piedra alada, que espero no sea el último publicado en Pre-Textos, e insistir una vez más en la importancia que tiene el hacer caso omiso de las opiniones interpuestas. (más…)