Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos

Poesía completa de Cavafis: Mejor Pre-Textos 2015


Poesía completa Cavafis

Los lectores de Pre-Textos han escogido como
Mejor Pre-Textos 2015 el libro:

- Poesía completa de Constantino Cavafis (ver información detallada) con 148 votos.

La encuesta se ha llevado a cabo del 14 al 24 de enero de 2015 entre los lectores de Pre-Textos. Hemos recibido 616 preferencias que han sido recogidas tanto a través de la web de la editorial como a través de Twitter, Facebook y el correo electrónico. (+ Más informaciones sobre la encuesta)

mejor-pre-textos-2015-2-3.jpg
Como segundo y tercer Mejores Pre-Textos 2015 han escogido:

- Seré duda de Andrés Trapiello (ver información detallada) con 129 votos.

- Trastos, recuerdos de Anna Bikont y Joanna Szczęsna (ver información detallada) con 64 votos.

Como cuarto y quinto Mejores Pre-Textos 2015 han escogido:

- El efecto Berkeley de Juan Arnau (ver información detallada) con 59 votos.

- Un año en la otra vida de José Mateos (ver información detallada) con 50 votos.

Los otros Mejores Pre-Textos 2015 han sido:

- Mañanas en Florencia de John Ruskin (ver información detallada) con 29 votos.

- Prosa musical de Gerardo Diego (ver información detallada) con 23 votos.

- Hierba en los tejados de Rafael Espejo (ver información detallada) con 18 votos.

- El dedo de David Lynch de Fedosy Santaella (ver información detallada) con 17 votos.

10º - Fidelidad de una sombra de Javier Vicedo Alós (ver información detallada) con 14 votos.

Otros nominados, con 4 a 13 votos recibidos, han sido en orden de preferencia:

- Solitario empeño de Cristian Crusat (ver información detallada)
- El fin de los palacios de invierno de Luis Antonio de Villena (ver información detallada)
- Rousseau juez de Jean-Jacques. Diálogos de Jean-Jacques Rousseau (ver información detallada)
- Camino de casa de Juan Malpartida (ver información detallada)
- Serie de Vicente Luis Mora (ver información detallada)
- Las propiedades del aire de Enrique Baltanás (ver información detallada)
- Niños enamorados de Mariano Peyrou (ver información detallada)
- Eva tendiendo la ropa de Sandro Luna (ver información detallada)
- La bella cubana de José María Conget (ver información detallada)
- Los allanadores de Carlos Pardo (ver información detallada)
- Noventa y nueve iluminaciones de Nasrudín de Jorge Gimeno (ver información detallada)
- La creación del sentido de Basilio Sánchez (ver información detallada)

Florencia sin el mal de Stendhal


Por Toni Montesinos, La Razón.

El Duomo, Santa Croce, el puente Vecchio, el río Fiume, la iglesia de San Lorenzo, el Palacio Vecchio, la Galleria Uffizi, “Neptuno” en la Piazza Signoria; también “El rapto de las sabinas”, la copia del “David” de Miguel Ángel, el Battistero. Eso y muchísimo más puede ver el visitante actual en Florencia, cuyo río divide la ciudad en dos, llena de puentes con los que llegar a la Plaza de San Marco, a la Plaza de la Anunziata o a la Sinagoga, al Giardino de Boboli, al Palacio Pitti y sus jardines y al Uffizi para, cómo no, recrearse en los cuadros de Tiziano, Ghirlandaio, Caravaggio o Botticelli…

Leer la reseña completa aquí

Mañanas en Florencia de John Ruskin


Mañanas en Florencia de John Ruskin

NOVEDAD EDITORIAL OCTUBRE 2015

Mañanas en Florencia de John Ruskin

COLECCIÓN COSMÓPOLIS

En 1845, el mismo año en que Ruskin visitó Florencia por vez primera, Thoreau escribió en Walden: “La mañana es la hora del despertar. Es entonces cuando estamos menos soñolientos y, al menos durante una hora, despierta una parte de nosotros que dormita el resto del día y la noche”. Treinta años después, Mañanas en Florencia sería más que una guía de arte para los viajeros ingleses del siglo XIX: una obra destinada a despertar la fe en la mirada del público, a recordarle que el tiempo de su visita a las grandes iglesias de la cristiandad en Florencia había de tener la calidad de las mejores horas del día. Cada día se concentra para Ruskin en la mañana, y cada una de las seis mañanas de esta singular creación se vuelve el marco iconográfico de una revelación distinta. Ruskin escribió que un libro no vale nada si no vale mucho. La relectura de estas páginas desborda sus circunstancias por el propósito de grabar en la mente del turista una lección sobre el “bien absoluto” del arte medieval. Las pinturas de Giotto, los temas del “libro abovedado” o los relieves de la torre del pastor forman parte de un recorrido que permite apreciar tanto la belleza inmortal de la ciudad italiana como el modo en que Ruskin convirtió el arte en “lengua paterna” de la religión de la humanidad.

+ Información detallada del libro

+ Descargar dossier de prensa completo en pdf

+ Descargar imagen de cubierta (jpg en alta resolución)