Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos

Visionaria y musical, opaca y difícil como pocas


Por Santos Domínguez, Encuentros de lecturas, Cáceres.

Visionaria y musical, opaca y difícil como pocas, la poesía de Hart Crane -que pese a sus divergencias se declaró discípulo de T. S. Eliot- intentó reformular, con un sentido del ritmo heredero de Marlowe, la épica con un estilo contemporáneo y con un intenso despliegue metafórico.

Ver reseña completa aquí

El puente de Hart Crane


El puente de Hart Crane

NOVEDAD EDITORIAL ENERO 2013

El puente de Hart Crane

COLECCIÓN LA CRUZ DEL SUR

Hart Crane (1899-1932) es uno de los poetas norteamericanos más relevantes del siglo XX. Su obra poética, marcada tanto por la intensidad como por la brevedad (sólo llegó a publicar dos libros: White Buildings, en 1925, y The Bridge, en 1930), así como por la dificultad y el hermetismo de su dicción, ha sido situada en la tradición que inauguró Walt Whitman, de quien Crane es hoy considerado como uno de sus principales herederos. Mediante una escritura opaca y musical, aspiró ante todo a crear una poesía épica norteamericana con lenguaje moderno. Para el crítico Waldo Frank, en El puente –que para el autor constituía un solo poema– logró Crane hallar el principio unificador del yo del poeta con la realidad circundante y con la tradición.

+ Información detallada del libro

+ Descargar dossier de prensa completo en pdf

+ Descargar imagen de cubierta en jpg

El año poético en Andalucía


Sin intención de provocar polémicas innecesarias, pero con el deber, también de hacer justicia -de procurarlo al menos- hay que decir que el Sur -Andalucía, claro- tiene en su haber histórico una inconmesurable tradición poética, aunque en algunos tramos -pocos- de esa historia la veleta de la poesía -todos tienen derecho- señalara otros nortes. Apelando al pasado no hay más que ver lo que significó lo arábigo-andaluz; la lírica popular del siglo XV; la Escuela Antequerana; las dos Escuelas Sevillanas; el XIX, corazonal y desbordante  como mandan los cánones románticos, con Bécquer iniciando  la lírica moderna; el soplo sensorial del Modernismo, con el primer Manuel Machado y Villalón; la indiscutible paterniadad poética de los dos grandes -Antonio Machado y Juan Ramón Jiménez; las piruetas, después, de las vanguardias con la revista Grecia; la insuperable generación del 27 con sus ocho magníficos, de los cuales nada menos que cuatro -Aleixandre, Cernuda, Lorca y Alberti- son de la tierra; a más de otros tan revelantes como Prados, Altolaguirre, Moreno Villa, Laffón y Romero Murube…

Ver reseña completa