Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos

42º Premio de Poesía ‘Arcipreste de Hita’


El plazo está abierto hasta el 31 de diciembre tanto para la modalidad local como para la internacional

El área de Cultura del Ayuntamiento de Alcalá la Real convoca el 42º Premio de Poesía “Arcipreste de Hita” que, como cada año, cuenta con la colaboración de la Fundación Caja Rural de Jaén. El ganador a nivel internacional verá publicada su obra en la prestigiosa editorial valenciana “Pre-textos”. El premio para el poeta local será la edición de la obra en plaquette. Los dos autores ganadores recibirán 50 ejemplares de sus respectivas ediciones.

A la modalidad internacional podrán presentarse poetas menores de 35 años, de cualquier nacionalidad o lugar de residencia, que presenten sus originales inéditos en español. En la convocatoria local la participación está abierta para nacidos o residentes en el municipio, así como los estudiantes de los distintos centros de secundaria y bachiller de la ciudad.

En cuanto al tema y la forma son libres. El autor, en ambos casos, firmará con un lema que figurará en el exterior de un sobre cerrado o plica donde constarán los datos personales y literarios que considere oportunos.

Respecto a la extensión, para la convocatoria internacional, la obra no podrá ser inferior a 400 versos ni superior a 1.000. Se presentarán cuatro ejemplares, en folio, mecanografiado a una o dos caras. A nivel local, los participantes deberán presentar tres ejemplares y la obra no superará los 100 versos.

Los trabajos deberán enviarse antes del 31 de diciembre de 2020 a la Biblioteca Municipal Carmen Juan Lovera. Paseo de los Álamos. 23680. Alcalá la Real, Jaén. Los trabajos no premiados podrán recogerse allí mismo antes del 31 de mayo de 2021, de no ser así, serán destruidos.

Para más información pueden llamar al teléfono 953-58 70 41 o enviar un correo electrónico a cultura.tecnico@alcalalareal.es

Louise Glück, Premio Nobel de literatura 2020


«A Louise Glück le hemos publicado siete títulos, el último, Una vida de pueblo, acaba de salir en mayo de 2020, en plena pandemia. Todos ellos son bilingües y responden a las traducciones de grandes poetas de nuestra lengua como Adalber Salas, Abraham Gragera, Mirta Rosenberg, Mariano Peyrou o Andrés Catalán, entre otros.

Louise Glück ya había sido premiada con el Pulitzer por The Wild Iris (El iris salvaje, Valencia, en trad. de Eduardo Chirinos, Pre-Textos, 2006). No es la primera vez que alguno de los autores contemporáneos de la editorial han recibido el Premio Nobel de Literatura, autores de la talla de Elias Canetti, Elfriede Jelinek, Patrick Modiano y el año pasado Peter Handke. En cualquier caso, para nosotros es una gran satisfacción la concesión de este galardón a una autora como Louise Glück, pues viene a ratificar la calidad poética por la que siempre apostamos en nuestros títulos.

El poeta Jaime Siles definió una vez, con ocasión de la publicación de Las siete edades (Pre-Textos, 2011), que para Glück la poesía era «aquello que devuelve la antigua unidad de lo perdido, pero que, al hacerlo, no reduce nuestro “cargamento de dolor”». Su poesía es una poesía íntima, cercana, que nos habla de las cosas cotidianas, esas que nos rodean en el día a día y que configuran nuestro modo de entender y vivir la vida.»

‘Antes de que cante el gallo’: «La cárcel»


En 1935, Cesare Pavese fue condenado a tres años de confinamiento en Brancaleone, un pueblo italiano de la región de Calabria. A raíz de esta experiencia nació la novela corta La cárcel, escrita entre 1938-1939, que Pavese publicó sólo cuando, en 1948, hubo escrito otra novela corta, de nuevo una historia de soledad individual frente a un esfuerzo histórico y civil: La casa en la colina, referida a las vivencias de los bombardeos de Turín y la ocupación alemana de Italia. Antes de que cante el gallo, título del volumen que en 1949 recogió ambas novelas cortas, marcó el momento de su madurez como escritor, siendo objeto de consenso por parte de la crítica literaria.

A continuación, podéis leer las primeras páginas de la novela corta La cárcel

ANTES DE QUE CANTE EL GALLO (LA CARCEL)

Tags: ,

Wilhelm Heinse. La búsqueda de la totalidad, por Juan Jiménez García y Francisca Pageo


Ardinghello y las islas afortunadas, de Wilhelm Heinse (Pre-Textos) Traducción de Eustaquio Barjau | por Juan Jiménez García y Francisca Pageo

Más de doscientos años nos separan de Wilhelm Heinse como nos separan de Goethe o de Hölderlin, sus contemporáneos (y también los nuestros). En su vida, un hecho significativo que habría que, más que cambiarle, reafirmarle: su viaje a Italia en 1780. Un viaje que duró tres años y que sin duda contiene en sí los fundamentos de Ardinghello y las islas afortunadas. Hay un retrato suyo que, tras leer el libro, se nos presenta como el único posible. En él, todo es intensidad y desafío. Nos remite al Sturm und Drang, movimiento literario del que fue afín. Tormenta e ímpetu. Cómo no ver en el protagonista de su novela tantas cosas de sí mismo. Si no su vida, cosa difícilmente posible, sí sus sueños. Y hablamos de novela y hablamos mal, porque esta es una obra que encierra tantas cosas…  Aventuras, amoríos, política, tratado de arte, diálogo filosófico, utopía,… Kunstlerroman o novela de artista. La búsqueda de la totalidad, siempre condenada al fracaso pero siempre vencedora en su intensidad de montaña rusa de escritura y pensamiento. Cuando apareció, las opiniones fueron encontradas. Goethe o Schiller no la apreciaron; Herder o Heiner sí, con entusiasmo. Y desde entonces ahí fue. Atravesando épocas y dudas.

Ardinghello es el seudónimo que se ha dado Frescobaldi, noble florentino de familia caída en desgracia, muerte del padre incluida, pintor aficionado, amante del arte y de la belleza, también la de las mujeres. Lejos de esos héroes atormentados, él vive la vida con una apasionada vitalidad. Se enamora fácilmente y siempre parece que con ello llegará el fin de la vida tal como la conocemos y tal vez del mundo, pero no tarda en encontrar otras razones para persistir en su búsqueda de un ideal, que finalmente parece encontrar. Igual que corre tras las mujeres, corre tras los piratas. Igual que corre tras los piratas, tras la venganza. Tal impulsividad puede llevarle hasta a construir países, y también lo hace, como una utopía más. Pero esas aventuras no le impiden dedicar su tiempo a largas conversaciones, verdaderos estudios, sobre la pintura, la filosofía o la política. Escritor y protagonista se unen en uno mismo y no solo eso acaba reunido. Ardinghello, personaje y obra, buscan, como dije, la totalidad. Y hacia allá marchan.

En Ardinghello encontramos un tratado no solo de la teoría del arte, sino de cómo consideramos el arte, la belleza y la naturaleza. Las tres a la búsqueda de lo activo de la vida, de una moral construida con palabras, como alimento y elevación. Hay cierta metafísica platónica en las palabras de Heinse. Una novela que encierra un tratado filosófico (como encierra un tratado de sobre el arte). La filosofía y el arte, al fin y al cabo, buscan cosas parecidas: preguntas en las respuestas, respuestas en las preguntas. Un arte ilustrado, conocedor de formas y colores, de luces y sombras.

La mujer acaba por encontrarse con el arte en la vida de Ardinghello, en ese laberinto de setos altos por el corre y corre, sin buscar ninguna salida. Aparece Fiordimona y con ella la realidad. ¿Y qué puede el arte contra la realidad? Lo tangible contra lo intangible. Y Heinse, a quién se considera un precursor de las ideas del socialismo, también nos habla de su sociedad ideal, en la que, como en Ardinghello, todo acaba reunido bajo el gobierno de la libertad y la belleza. La igualdad entre hombres y mujeres o el amor libre va unido a la transmisión de la cultura, el arte, la ciencia. De nuevo esa búsqueda del absoluto, ese no renunciar a nada desde la misma infancia. Buscar, buscar, buscar de nuevo para encontrar. ¿Qué? La Eternidad.

II Premio Internacional de Poesía Juan Rejano-Puente Genil


El Ayuntamiento de Puente Genil, la Fundación Juan Rejano y la Asociación Cultural Poética convocan el II Premio Internacional de Poesía Juan Rejano de Puente Genil.

Un premio dotado en 3.000 euros cuyas bases y cartel han presentado Eva Torres, concejala de Cultura y Antonio Roa, presidente de la Asociación Cultura Poética. La obra ganadora será publicada en la Editorial Pre-Textos.

El plazo de presentación finalizará el 20 de septiembre de 2020 y el fallo del jurado se hará público el día 25 de octubre de 2020. Las obras podrán ser registradas telemáticamente a través de la página web del Ayuntamiento de Puente Genil.

Durante la primera edición, la obra ganadora fue Los lagos de Norteamérica de José Daniel Espejo, obra que ha tenido muy buena acogida y que ya goza de una segunda edición.

Bases completas: bases_ii_premio_internacional_de_poesia_juan_rejano

(Cartel obra de Víctor Almeda Estrada)

Thomas de Quincey. Entre el sueño y los días, por Juan Jiménez García


La monja alférez, de Thomas de Quincey (Pre-Textos) Traducción de Luis Loayza | por Juan Jiménez García

Revista Detour

Podría escribir unas palabras sobre el escritor inglés, pero tras el ensayo de Luis Loayza (traductor, también, de esta edición), De Quincey y la tela de araña, incluido en Libros extraños (editado igualmente por Pre-Textos), me embargaría una profunda vergüenza. Cómo decir algo, otra cosa. Qué sentido tendría. Dudas, siempre dudas. Y sin embargo, no sé, escribir algunas palabras. Que venía de familia adinerada, que lo perdió todo (comprando libros y siendo generoso… empezaba a despuntar como un tipo raro), que se casó con una campesina (el colmo de la desfachatez, en aquel inicio del siglo XIX), que empezó a tomar opio de forma esporádica y acabó consumiendo cantidades históricas (e imposibles). Que escribió pocos libros pero muchos artículos (de ahí provienen las obras que conocemos, por lo general) y que no abandonó Gran Bretaña, aunque viajó mucho a la manera de Flaubert: sin moverse del sitio. Pasó noches enteras, desde el atardecer hasta el alba, sentado inmóvil en una silla frente a la ventana (más allá, el mar). Y luego, la muerte a su alrededor. Siempre, desde pequeño. Luis Loayza escribe que elevó la digresión  a la categoría de arte y puede ser más interesante cuando divaga que cuando se ciñe al tema. Entonces pensé en los hilos del tiempo…

Pensé en Alberto Savinio. Pero ya pensaba en él cuando leía La monja alférez, que podría haber sido una vida más entre aquellas otras que contaban los hombres. Otro Maupassant. Savinio, como De Quincey creía en la digresión, solo  que para él podía ser motivo incluso de una nueva enciclopedia. Hasta su gusto por las notas a pie de página (que son un libro más) comparten (1). El narrador de De Quincey podría ser perfectamente otro Nivasio Dolcemare: es decir, él mismo. Su confuso doble imperfecto. Volvamos a Loayza: Lo que tenemos ante nosotros no son las aventuras de la monja militar española del siglo XVII, sino la conversación de un caballero inglés del XIX que relata, comenta y deforma a su gusto estas aventuras. No olvidemos que mientras el italiano era el gran diletante, entregado al cultivo de innumerables disciplinas y al gusto por la inteligencia, De Quincey era un periodista que intentaba sobrevivir, entre la miseria más absoluta y la más absoluta miseria. Esto, en cierta manera, le llevaba a instalarse entre las líneas de la vida de los demás, sin poder alejarse mucho. Y aún así…

En La monja alférez De Quincey antes que nada cita sus imprecisas fuentes y, con ello, se quita un peso de encima. Ahora ya puede mantener, libre de cargas, esa conversación. Digamos que coge lo que más le interesa, lo que no encuentra lo inventa y lo que no le interesa pues no está. Así Catalina de Erauso, una nueva hija en la familia de un capitán acomodado de San Sebastián, acaba en el convento con unos días, cuando debió de ser a los cuatro años. Allí, Catita, lleva una vida feliz y traviesa, hasta que decide marcharse, en los principios de su adolescencia. Y qué mejor manera para pasar desapercibida en su fuga que hacerse pasar por hombre, decisión que la acompañará buena parte de su vida. En su fuga llega hasta la Corte, que estaba en Valladolid, y de allí a Perú habían dos pasos, con naufragio incluido. Después de juicios, asesinatos, duelos, ejército, batallas, huídas, huídas y huídas, regresa a España, acogida por el rey y la Iglesia, y se convierte en una leyenda, con una muerte digna de ella (de la leyenda, quiero decir).

Y durante toda esa vida de recogimiento involuntario, fuga, transmutación, fuga, muertes, fuga, regreso, muerte, ahí está el escritor inglés y sus opiniones sobre la vida. Porque no debemos olvidar que De Quincey es el autor de El asesinato considerado como una de las bellas artes (2), y, por tanto, un campeón de la ironía, con un demoledor sentido del humor. No es que la vida de la monja alférez fuera muy divertida (tampoco lo fue la de él, por otra parte). Alguna vez pensé que la ironía solo es la forma humorística de la desesperación o de la frustración. De todos eso que nos causa una cierta persistencia de una realidad irreal. Ya no podemos ser, sin más, el niño que destapa la desnudez del emperador. Y vuelvo a dónde empecé, para terminar. Vuelvo a Luis Loayza, para el que la monja alférez perdida en las soledades americanas es un emblema de la violencia universal que De Quincey sintió desde niño. De Quincey, comedor de opio, entre el sueño y los días.


(1) Como las casualidades son solo encuentros fortuitos con lo existente, pensé seguir ese hilo y busqué evidencias del encuentro entre De Quincey y Savinio, separados solo por un centenar de años. Alberto Savinio tomo su seudónimo de Albert Savine, un escritor desconocido y traductor de Oscar Wilde y Thomas de Quincey al francés. Nada más necesitamos.

(2) Cuando apareció La literatura considerada como una tauromaquia, no pocos tomaron el título literalmente (la escritura considerada como una profesión de riesgo, incluso excitante: toda una tentación). Tuvo que salir Michel Leiris, su autor, y no se sabe con cuanta fortuna, para señalar que estaba parafraseando el título de Thomas de Quincey, luego debía ser interpretado como una ironía… Realmente, y a la manera kafkiana, todo el libro se interpretó desde un punto de vista serio y no irónico… Líbrese a los autores de sus intérpretes.

‘Tumbas de agua’, de Miguel Tapia, I Premio de Novela Ciudad de Estepona


El alcalde de Estepona, José María García Urbano y el presidente de la Fundación Manuel Alcántara, Antonio Pedraza Alba han dado hoy a conocer la obra ganadora del I Premio de Novela ‘Ciudad de Estepona’, un certamen literario organizado por el Ayuntamiento de Estepona y la Fundación Manuel Alcántara. Este concurso, que ha generado un importante interés a nivel nacional e internacional, está dotado con 25.000 euros y la publicación de la obra por parte de la prestigiosa editorial Pre-Textos.

La novela que se ha alzado con el prestigioso galardón ha sido Tumbas de agua, del mexicano Miguel Tapia (escritor, traductor y Doctor en Literatura Hispanoamericana por la Universidad Sorbonne-Nouvelle Paris 3. Actualmente es profesor en la Universidad Paris-Est Créteil.)

La obra nos acerca a la historia de Joaquín, Joaco, un joven limpiador de piscinas de origen humilde que trata de preservar la honradez de su entorno íntimo medio podrido.

El jurado, compuesto por Antonio Soler, José Antonio Garriga Vela, Clara Sánchez, Pablo Aranda, Francisco Reyero y Manuel Borrás, ha destacado de la obra ganadora:

Antonio Soler: lo que me llevó a votar la novela Tumbas de agua como ganadora fue su fluidez narrativa y la construcción de la historia manteniendo en todo momento un lenguaje literario de muy buen nivel, lejos de la impostura y los artificios ya usados. Lo mismo ocurre con los diálogos, verosímiles y ricos lingüísticamente hablando. El resultado es el de una narración fresca al tiempo que mantiene el pulso literario en todo el transcurso de la trama argumental.

Clara Sánchez: una novela muy bien construida, con un estilo excelente: sobrio, directo, cercano, empático, que hace muy creíble la historia y a los personajes. Conmueve y emociona.

Antonio Garriga Vela: Un itinerario personal, muy interesante y simbólico, a través de las albercas de distintos barrios de la ciudad, desde la superficie hasta lo más profundo. Una novela que evoca el maravilloso relato de John Cheever “El nadador”

Pablo Aranda: Una novela literaria muy bien construida. En capítulos cortos, de frases e imágenes bien ensartadas, vamos avanzando con muchas ganas de conocer qué va a ocurrir.

Francisco Reyero: El texto está lleno de hallazgos narrativos y mantiene un creciente interés hasta su punto y final.

El alcalde de Estepona, José María García Urbano, ha explicado que con el apoyo a este nuevo proyecto cultural se profundiza en la vinculación de la ciudad con la cultura, la literatura y con los creadores que utilizan el lenguaje y la ficción para ayudarnos a comprender la realidad en la que nos encontramos.

El regidor ha destacado que la obra ganadora merecerá la atención de los lectores cuando sea publicada porque cuenta con el apoyo de autores que se encuentran en la primera línea de la narrativa española contemporánea y que no dudaron en sumarse a esta iniciativa como miembros del jurado.

Por su parte Antonio Pedraza, presidente de Fundación Manuel Alcántara, destacaba que “la excepcional dotación del premio y el prestigio de los componentes del jurado es sobrado respaldo para asegurar la calidad de la obra premiada y convertir la convocatoria en un referente en el reconocimiento a la labor literaria”.

Miguel Tapia, al serle comunicado el fallo del jurado declaró: “es para mí un gran honor y una enorme alegría ser merecedor del I Premio de novela Ciudad de Estepona. Agradezco al Ayuntamiento de la ciudad, a la Fundación Manuel Alcántara y a la editorial Pre-Textos, así como a los miembros del jurado, la confianza mostrada hacia mi trabajo. Como tierra hermana, en la que he pasado numerosas estadías, España y su tradición han sido desde siempre inseparables de mi amor por la literatura. Me llena de satisfacción, asimismo, la idea de ver publicada aquí mi novela, de tema profundamente arraigado en mi tierra de nacimiento, y en particular el verla aparecer bajo el sello de la editorial Pre-Textos, tan querida y admirada en todo el mundo de habla hispana. Gracias de nuevo.”

DATOS DE LA I EDICIÓN DEL PREMIO
El Premio de Novela ‘Ciudad de Estepona’ tiene el objetivo de apoyar y estimular la creación literaria premiando la mejor novela entre todas las obras presentadas, y está considerado uno de los galardones literarios con más proyección en todo el territorio nacional.

En esta primera convocatoria se han recibido 329 novelas enmarcadas, en su mayoría, en la narrativa, con interesantes aportaciones en géneros como ciencia-ficción, histórica, novela negra y biografía.

Dentro del ámbito nacional, destacan por su alta participación Madrid y Barcelona, seguidas de Andalucía, Valencia, Cantabria, Aragón y Extremadura. También hay participación de las Islas Canarias y Baleares.

En cuanto a las novelas recibidas del extranjero, aproximadamente un 22% del total, se han recibido principalmente de los siguientes países: Suiza, Alemania, Francia, Egipto, Marruecos, Bélgica, Canadá, Argentina, Cuba, E.E.U.U., Colombia, Guatemala, Puerto Rico, México, Venezuela y Costa Rica.

Miguel Tapia nació en Culiacán, Sinaloa (México) en 1972. Ha estudiado ingeniería, literatura, música y periodismo, y ha ejercido estos y otros oficios en su ciudad natal, la Ciudad de México, Barcelona y París. Es autor del libro de cuentos Señor de señores y Los caimanes (Almadía, 2010) y de la novela Los ríos errantes (Ediciones Era, 2017). Sus relatos han aparecido en varias antologías, entre ellas Norte. Una antología (Ediciones Era, 2016) y Des nouvelles du Mexique (Métailié, 2009). Ha publicado también narrativa, traducciones y ensayos en medios de México, Colombia, Argentina, Francia y España. Es doctor en literatura hispanoamericana por la Universidad Sorbonne-Nouvelle Paris 3, donde enseñó durante unos años. Actualmente es profesor en la Universidad Paris-Est Créteil.

XXXIV edición del Premio Internacional de Poesía Antonio Oliver Belmás


La Concejalía de Cultura y la Universidad Popular del Ayuntamiento de Cartagena convocan la XXXIV edición del Premio Internacional de Poesía Antonio Oliver Belmás.

Al concurso literario, cuyo premio está dotado con 7.200 euros y la publicación de la obra en la Editorial Pre-Textos, podrán concursar todos los poetas que lo deseen, sea cual sea su nacionalidad.

Descargar las bases completas: Premio de Poesia Antonio Oliver Belmas 2020.

Plazo de entrega: 16 de octubre de 2020
Fallo del jurado: 16 de noviembre de 2020

Un ensayo sobre la poesía de Vázquez Montalbán gana el XX Premio Gerardo Diego de Investigación Literaria


El Premio Internacional Gerardo Diego de Investigación Literaria, convocado anualmente por la Fundación Gerardo Diego, en colaboración con la Consejería de Cultura del Gobierno de Cantabria y el Ayuntamiento de Santander, se otorga a ensayos inéditos sobre temas relativos a la poesía española de los siglos XX y XXI. Este Premio es un homenaje al poeta Gerardo Diego y a su labor como teórico y crítico de poesía. La primera convocatoria fue en el año 2001.

Un jurado compuesto por:

Francisco Javier Díez de Revenga Torres (Catedrático de Literatura Española de la Universidad de Murcia).
María del Pilar Palomo Vázquez (Catedrática de Literatura Española de la Universidad Complutense de Madrid).
Rosa Navarro Durán (Catedrática de Literatura Española de la Universidad de Barcelona).
Antonio Sánchez Trigueros (Catedrático de Teoría de la Literatura de la Universidad de Granada).
Juan Luis Bernal Salgado (Catedrático de Literatura Española de la Universidad de Extremadura).

ha concedido por unanimidad el XX Premio Internacional Gerardo Diego de Investigación Literaria al ensayo

MEZCLANDO MEMORIA Y DESEO: LA POESÍA DE MANUEL VÁZQUEZ MONTALBÁN (1963 – 2003) de  SERGIO GARCÍA GARCÍA

⇒ Noticia en 20 minutos: https://bit.ly/2CSDMNC

Anne Carson gana el Princesa de Asturias de las Letras


La poeta canadiense Anne Carson, que el próximo domingo cumplirá 70 años, acaba de ganar el premio Princesa de Asturias de las Letras. Nacida en Toronto en 1950 y afincada en Nueva York, Carson es uno de los nombres clave de la literatura anglosajona actual. Profesora de filología clásica, en su obra confluyen el conocimiento de los griegos antiguos y la expresión de su intimidad familiar, las peripecias amorosas de los dioses olímpicos y su propio divorcio, la muerte del hermano de Cayo Valerio Catulo en el siglo I y la de su hermano en el año 2000. Según el jurado, presidido por el director de la Real Academia Española, Santiago Muñoz Machado, la recién premiada ha construido desde el mundo grecolatino una poesía en la que “la vitalidad del gran pensamiento clásico funciona a la manera de un mapa que invita a dilucidar las complejidades del momento actual”.

Seguir leyendo en ⇒ https://bit.ly/3glG4Dx