Historia Editorial Pre-Textos Catalogo Tienda Online Pre-Textos Novedades - Evento s- Agenda Agenda Pre-Textos en la redes social Canal Video de Pre-textos en Youtube Convocatorias Premios Nosotros los solitarios Enlaces seleccionados Distribuidores de Pre-Textos Contactar con Pre-Textos


  Inicio » Catálogo » Narrativa Clásicos » Mi cuenta  |  Ver cesta  |  Realizar pedido   
Autores
Colecciones
Clásicos contemporáneos
Correspondencias
Cosmópolis
e-Pretextos
El pájaro solitario
Ensayo
Filosofía Clásicos
Filosofías
Fuera de colección
Hispánicas
Índika
La cruz del sur
La cruz del sur / Antologías
La huella sonora
Narrativa
Narrativa Clásicos
Narrativa Contemporánea
Poesía
Poéticas
Pre-Textos de Arquitectura
Textos y Pretextos
Recorridos
Aforísticamente
Cuentos y relatos
Diarios y cuadernos
Ecos de la Gran Guerra
Ellas cuentan
Entre iguales
Epistolarios
Escénicas
Las poetas
Los bilingües
Los Nobel
Los Premios Reina Sofía
Memorias
Ópera Prima
Pre-Textos Alemanes
Pre-Textos Árabes
Pre-Textos Argentinos
Pre-Textos Británicos
Pre-Textos Centroeuropeos
Pre-Textos de Cine
Pre-Textos Irlandeses
Pre-Textos Italianos
Pre-Textos Mexicanos
Pre-Textos Portugueses
Pre-Textos Rumanos
Pre-Textos Rusos
Vidas Contadas
Voces del exilio español
Búsqueda Rápida

La “Búsqueda Rápida” busca tanto en los títulos como en las descripciones de los libros. Para buscar exclusivamente en los títulos use la:
Búsqueda avanzada
El hombre que ríe
42.00€


Autor: Victor Hugo
Traducción: Víctor Goldstein
Año: 2016
ISBN: 978-84-16453-11-5
Nº de edición:
Encuadernación: Cartoné
Formato: 20x13 cm
Páginas: 1048
Descargar: Primer capítulo [PDF]







Disponible también en formato: Ebook


El hombre que ríe es, de todas las novelas de Victor Hugo, la más extraña y la más barroca, tal vez la más precozmente surrealista. Lo es por su decorado nocturno y onírico, por la atención a los fenómenos de la pesadilla y de la videncia, por el gusto por la monstruosidad y la inclinación al humor negro.

«Dos ojos parecidos a rendijas, una raja por boca, una protuberancia chata con dos agujeros que era la nariz, un aplastamiento en lugar de cara, y como resultado de ello, sólo hace reír. Es seguro que la naturaleza no produce por sí sola tales obras maestras. Sólo que, ¿es la risa sinónimo de alegría? Si en presencia de aquel saltimbanqui, porque era un saltimbanqui, se dejaba que la primera impresión de alegría pasara, y si se observaba a ese hombre con atención, podía reconocerse la huella del arte. Una cara semejante no es fortuita, sino buscada. Ser a tal punto completo no está en la naturaleza. (...)
Gwynplaine hacía reír riéndose. Y sin embargo, él no reía. Su cara reía, pero no su pensamiento. La especie de cara inaudita que el azar o una industria extrañamente especial le había modelado se reía sola. Gwynplaine no tenía nada que ver con eso. Lo externo no dependía de lo interno. Esa risa que él no había puesto en su frente, en sus mejillas, en sus cejas, en su boca, no podía quitársela. Le habían aplicado para siempre la risa en el rostro. Era una risa automática y tanto más irresistible, cuanto que estaba petrificada.»

+ Noticias, informaciones y reseñas relacionadas con este libro
Comentarios
Lectores que compraron este libro, también han comprado:
Cartas de la época de Ibiza
Cartas de la época de Ibiza
Poesía completa
Poesía completa
Vida. Días de mi vida
Vida. Días de mi vida
Síguenos en facebook
Compras más
0 libros
Autor

Noticias sobre el autor
Otros libros del autor
Díselo a un Amigo
 

Envía esta página a un amigo con un comentario.
Novedades más
Dejar la piel
Dejar la piel
16.00€
Información
Condiciones Generales
Guía para comprar
Confidencialidad
Contactenos
Aceptamos